Bedlam

Bedlam 0.8.1.3842

Muévete por la alocada historia de los videojuegos

Bedlam es un juego que se sitúa en otros juegos y que está disponible en Juegos con acceso anticipado en Steam. Tu objetivo es luchar hasta encontrar el camino al mundo real. Ver descripción completa

PROS

  • Algunas ideas buenas
  • En conjunto, buen diseño
  • Comentarios y voces divertidas
  • En un futuro, podría haber más puntos en este apartado

CONTRAS

  • Está muy verde
  • Incompleto
  • Para reírse de malos diseños, tienen que recrearlos

Útil
6

Bedlam es un juego que se sitúa en otros juegos y que está disponible en Juegos con acceso anticipado en Steam. Tu objetivo es luchar hasta encontrar el camino al mundo real.

Un viaje por el tiempo

La acción salta entre vacíos virtuales y te lleva por todas las eras de los videojuegos, empezando por los de principios de los noventa. Pasarás por juegos de rol, de 8 bits, de disparos y de estrategia en tiempo real (todos en primera persona). Es una experiencia extraña y tentadora a la vez, ya que la acción empieza con formas en dos dimensiones y acaba en la época de los gráficos refinados.

Algunos de los cambios de escenario son sorprendentes, especialmente el primero. Parece que estés en un clon mal copiado de Duke Nukem 3D en color rosa chillón y con androides que parecen cerditos. Al dejar este mundo, la acción se traslada a un juego de la Segunda Guerra Mundial con buenos gráficos (para la época). Incluso se ha alterado la mecánica y puedes apuntar hacia abajo. Hay otros saltos parecidos y son algo fascinante.

Una narración muy entretenida de Athena te escolta por esta aventura divertida y un tanto desestructurada. Athena es una mujer muy desafortunada: en el primer día de su nuevo trabajo acabó capturada en el mundo virtual. Sus divertidas ocurrencias le dan un buen toque a la acción, alivian la ridiculez de la situación en la que se encuentra y te ayudan a contextualizar los períodos del juego por los que viajas.

Fallos por diseño

Desgraciadamente, Bedlam se encuentra en los inicios. Hay muchos picos de dificultad y son el resultado de la idea que tienen los diseñadores de diversión, pero está muy mal implementada.

Un ejemplo es el nivel que te envía a un juego de arcade al estilo de Space Invaders en el que tienes que destruir a un OVNI. Para poder hacerlo, tienes que estar constantemente apuntando hacia arriba, con lo que no puedes prestar atención al mundo que te rodea y es difícil moverte por el estrecho camino en 2D.

Aunque algunos problemas vienen de los juegos que se quieren emular, hay otros que no tienen el mismo origen. Jefes que se debilitan más por casualidad que por tus acciones y puntos para guardar irregulares son un ejemplo y pueden hacer que dejes de lado el juego y no vuelvas. Y estos dos no son los únicos.

Por supuesto, como el juego todavía no está acabado, hay tiempo para perfeccionarlo.

Los juegos de antes

En cuanto a la presentación, Bedlam es difícil de evaluar. Visualmente, el juego varía en tono y calidad constantemente y es complicado decir si los fallos visuales vienen de la representación de épocas antiguas o realmente son errores técnicos.

En ocasiones, hay problemas que claramente no vienen del diseño. Andar por una ciudad que ha sido bombardeada y ver una alfombra aguantarse a unos metros por encima del suelo no es parte de un guiño a un juego antiguo, sino que son la muestra de un juego en construcción.

Sin embargo, aunque hay áreas que parecen no tener finalidad, hay otras que son inspiradoras. El clon de Pac-Man que te encuentras hacia el final del juego (inacabado) te permite jugar de frente y ver dónde están las bolas y los fantasmas. Incluso puedes echar una partida y navegar por el laberinto de neón desde ese ángulo si te colocas correctamente.

Los puntos álgidos vienen acompañados de comentarios muy entretenidos que te harán reír hasta en los peores momentos del juego, al menos las primeras veces que lo intentes.

Un juego a tener en cuenta

Bedlan es una perla imperfecta con tiempo para mejorar. Aún tiene los problemas que estos juegos popurrí suelen tener (que para reírse de malos diseños tienen que recrearlos), pero el enfoque y el ritmo lo ponen por encima de otros programas similares.

Durante los meses que todavía tienen para desarrollar el juego (que esperemos que incluya la mejora de los niveles que ya existen y un final) iré siguiendo sus avances. Tal vez no sea perfecto, pero para los que les gusta experimentar vale la pena probarlo en acceso anticipado, aunque solo sea para ayudar a los desarrolladores a encontrar los errores y arreglarlos.

Bedlam

Descargar

Bedlam 0.8.1.3842